La importancia de la escucha activa

Por 17 mayo, 2019 Blog No hay comentarios

La escucha activa es la habilidad para atender al emisor y comprender su mensaje. Esta estrategia comunicativa nos abrirá las puertas a una interrelación que es recomendable que sea mantenida, no solo durante la conversación, sino más allá.

Cuando establecemos contacto con otra persona, sobre todo en situaciones en las que queremos transmitir un mensaje o persuadirla, nos hacemos con el control de la conversación y no dejamos que la otra persona intervenga. Esto es un error porque abruma a nuestro interlocutor y hace que su atención se disipe. Recordemos que, para que haya conexión verbal, las dos personas deben participar y ser escuchadas del mismo modo.

La escucha activa es una habilidad que se adquiere con la práctica y no suele ser fácil de dominar. La paciencia y una buena estrategia comunicativa nos allanarán el camino hacia su correcto uso.

Este tipo de escucha requiere nuestra completa atención y habilidades empáticas y cognitivas. De hecho, regularmente el éxito en una conversación lo marca precisamente el interés que ponemos en lo que la otra parte tiene que decir. El problema es que la mayor parte del tiempo estamos pendientes de que no se nos olvide nada de lo que queremos transmitir o no cometamos errores en la forma de hacerlo. Así, conseguimos el efecto contrario, desconcentrar a la otra persona y perder su interés en la conversación.

No obstante, la escucha activa no se basa en oír lo que el otro nos quiere contar de manera pasiva. En este ejercicio comunicativo debemos prestar mucha atención a los elementos que subyacen al mensaje: pensamientos, ideas, sentimientos, etc. Por ello es tan importante la empatía y la concepción del emisor de que estamos escuchándolo sin juzgarlo. Ponernos en su lugar y hacerle saber que entendemos lo que expresa nos será de gran ayuda para lograr el éxito en nuestras relaciones comunicativas. 

Deje una respuesta